¿Como trabajo yo en Coaching personal?

Que tipo de coaching personal hago:

Tengo una clara orientación humanista y el centro de mi trabajo es la persona, para mi la protagonista integral de su proceso, pero no uso siempre el mismo método de coaching. Estoy formado y certificado en diferentes orientaciones y modelos de coaching  (incluido el coaching por valores, metodología que permite asegurar la coherencia entre lo que creemos, lo que pensamos y lo que necesitamos para conseguir nuestros objetivos, además de descubrir y usar nuestros valores como elementos impulsores de la motivación personal para cualquier reto)

También me he formado en herramientas adicionales para obtener mejores resultados, sobre todo en programación neurolingüística -PNL-  (concretamente soy Master certificado por Meta International, fundada por uno de los co-creadores de la PNL, Frank Pucelik, y en breve iniciaré mi formación como trainer ) y en inteligencia emocional, usando además herramientas complementarias de gestión de la energía vital y mindfulness.

Uso un modelo propio, que he diseñado usando la información obtenida a lo largo de muchas sesiones realizadas desde el año 2010, bautizado por mi como CORE (Coaching de obtención rápida de resultados específicos) que permite adaptarse a cada caso, situación particular o del entorno del cliente para obtener siempre el mejor rendimiento en cuanto a la obtención de resultados finales, acortando el proceso y generando capacidad de resolución y empoderamiento en el cliente para cuando éste finalice.

Qué modalidades de coaching personal hay:

Básicamente dos, individual y para parejas. En esta segunda modalidad trabajo principalmente a través del Coaching por Valores, puesto que resulta una magnífica metodología para afrontar dilemas y bloqueos dentro de cualquier tipo de relación.

Detalles de las sesiones de coaching personal:

Las sesiones son individuales (excepto en la modalidad de coaching de pareja) y pueden ser presenciales u online, con una duración de una hora. La periodicidad entre las mismas varía en función de caso y necesidad (entre una semana y quince días, sobre todo al inicio).

No hay un número de sesiones fijo, puesto que cada persona y cada caso es diferente. No obstante, solo a nivel estadístico propio, mis clientes pueden alcanzar resultados perceptibles sobre las seis sesiones de media.

Un proceso termina cuando la persona puede asumir llevar a cabo un plan de acción para conseguir un objetivo sin ayuda, aunque algunas de esas personas prefieren contratar un seguimiento posterior de sus acciones y progresos en pos de sus objetivos, de forma más espaciada en el tiempo.

Las sesiones consisten en conversaciones personales, en las que actúo facilitando reflexiones y conclusiones de la persona. Primero determinamos el objetivo u objetivos que pretende conseguir de forma concreta y clara.  Posteriormente, le ayudo a determinar que acciones y cambios se necesitan para alcanzar el objetivo, cuando se van a llevar a cabo y qué hacer en el caso de que las cosas no salgan como se pretende que lo hagan, de manera que podamos establecer así un plan de acción seguro y concreto en el tiempo que permita alcanzar los objetivos propuestos, todo lo anterior sin menoscabo del acompañamiento y la motivación, esencial para que el éxito corone el proceso.